El clima en Sudamérica, un factor relevante del mercado

El comienzo del 2019 fue positivo para el mercado de granos. Las cotizaciones futuras en el mercado de referencia registraron subas en la primera semana corta del año alentadas por las expectativas de novedades favorables sobre la disputa comercial entre EE.UU. y China y la mejora en otros mercados como el del petróleo.

La soja fue el producto de mejor performance por lo mencionado previamente pero también impulsado por compras que se generaron a partir de la preocupación sobre la cosecha en Brasil.

Nuestro país vecino estuvo afectado en algunas zonas productoras por la falta de humedad que impacto sobre el desarrollo de los cultivos que muestran estrés hídrico con menor potencial de rendimiento.

Hay distintos reportes que señalan pérdidas productivas que afectarán los rindes y los resultados finales de la cosecha que inicialmente se proyectaban en niveles de 120 a 122 M de ton.

Por ejemplo, el consultor Cordonnier proyectó una caída de 2 M de ton en su último informe hasta las 119 M de ton. Además, los productores del estado de Paraná proyectan una caída del orden del 30% en sus rendimientos.

Estas noticias dieron sostén a las cotizaciones de la soja en el mercado de Chicago los primeros días del año porque se esperaba que con una buena cosecha y temprana de Brasil, China podría continuar abasteciéndose de Sudamérica sin compras de EE.UU.

Sin embargo, hoy se especula en el mercado que el país asiático amplio recientemente el volumen de compras estadounidenses. Esto igualmente no puede confirmarse dado que no existen datos oficiales.

Recordemos que el Departamento de Agricultura de Estados Unidos que publica diariamente negocios de exportación y el informe semanal de ventas y embarques se encuentra cerrado desde el 22 de diciembre cuando no se llegó a un acuerdo sobre el presupuesto de algunas áreas del gobierno estadounidense.

La parálisis de la actividad del USDA que llega a 15 días tiene impacto por la falta de información oficial que es clave para analizar los cambios en la oferta y la demanda de los principales productos agrícolas en EE.UU.

Se informó el viernes que no se publicara tampoco el informe mensual que estaba agendado para el próximo viernes 11 de enero.

La falta de datos que habitualmente tienen impacto en el mercado genera incertidumbre que se vuelca a mostrar una mayor volatilidad en los precios.

Muchos operadores se mantienen cautos en el posicionamiento en los mercados y buscan otras fuentes para confirmar datos que están latentes como es el caso de la situación en Brasil y en Argentina.

El clima en las regiones productoras de Sudamérica se volvió un factor importante de seguimiento de mercado, ingresando este mes en el “mercado climático sudamericano”

El clima en Argentina
Las lluvias por arriba de lo normal en algunas zonas productoras de nuestro país tuvo impacto en los cultivos de trigo que se están terminando de cosechar y en la siembra de los granos gruesos.

La cosecha de trigo tiene un retraso con rindes que se obtienen debajo de lo esperado y ajustando a la baja las proyecciones de cosecha que están entre 18,5 M y 19,5 M de ton.

Del total que finalmente se cosechen, falta recolectar el 8,4% mayormente en la zona productora de Buenos Aires, ya hay comercializadas unas 9,9 M de toneladas frente a las 8 M de ton del año pasado a la misma fecha, siento tan solo unas 1,1 M de ton las que actualmente no tienen precio.

La mayor comercialización del cereal respondió a los buenos precios que se obtuvieron previo a la cosecha por los valores pagados por el sector exportador que vendieron grandes volúmenes al exterior con DJVE de trigo que totalizaron las 6,5 M de ton.

La demanda continua activa frente a una oferta que se reduce por la menor cosecha obtenida y la menor necesidad de vender del productor.

Así las variables mencionadas sostienen los precios del trigo en plena cosecha local, cuando en años anteriores hubo presión de cosecha que hoy no se observa en el mercado.

En el futuro los precios del cereal muestran valores más altos pero con pases inferiores a los últimos años, Igualmente el menor volumen sin comercializar será un factor que tarde o temprano tendrá su impacto y podrá ayudar a los productores.

La preocupación está ahora en el desarrollo de los cultivos de la cosecha gruesa, donde en algunas zonas no se pudo terminar de sembrar y, en otras, la humedad y las fuertes tormentas hay dejado impacto en el maíz y la soja.

Algunos informes señalan pérdidas de hectáreas que tendrían impacto en los rindes y la cosecha final en un ciclo comercial donde se espera una recuperación productiva.

Con una cosecha de soja de 50 M de ton y exportaciones de 46,6 M de ton (entre poroto y subproductos), se aportarían ingresos por un total de usd 18.050 M según un análisis de la Bolsa de Comercio de Rosario.

Para que la misma se produzca los precios del poroto y los subproductos como mínimo deberían estar en los niveles actuales, sin embargo hay factores que harían que los mismos cambiaran como puede ser una menor o mayor cosecha en Sudamérica, la solución de la disputa comercial entre EE.UU. y China, las próximas siembras 2019/20 en EE.UU. y las grandes existencias globales.

Así los precios de la soja pueden cambiar hasta que efectivamente se cosecha la oleaginosa en nuestro país. Los precios futuros actuales en niveles de usd 247 no son considerados buenos por parte de los productores para comenzar a vender, así lo muestran los números: al 26/12/18 están vendidas tan solo 3,6 M de ton del ciclo 2018/19 frente a los 6,8 M de ton del año pasado a la misma fecha, de los cuales actualmente hay un 67% sin precio frente al 49% del 2017.

Este menor volumen de negocios anticipados se contrapone con las mayores operaciones que se registran en las posiciones futuras de la soja mayo 2019 de los contratos de futuros y opciones en el MATBA.

Para la cosecha nueva hay contratos abiertos de futuros mayo por 975.400 toneladas y de opciones por 759.600 ton cuando el año pasado a la misma fecha ascendía a 811.110 ton y 606.500 ton respectivamente.

Con estos registros tenemos que más operaciones se realizaron como coberturas flexibles de precios para la soja 2018/19 pero aun estando muy lejos de lo ideal.

La fusión MATBA-ROFEX es una oportunidad para potencial un mercado que tiene mucho camino por recorrer para ser una herramienta para los productores agrícolas ante los cambios que tienen los precios desde el momento de siembra hasta cuando se cosecha.

Lo que viene…

El mercado agrícola de Chicago esta escaso de información por el cierre del USDA pero los operadores siguen de cerca las noticias que puedan impactar en los precios.

Esta semana se reúnen representantes de EE.UU. y China para avanzar con la reducción de la disputa comercial entre ambos países, y tendrá gran atención del mercado.

Igualmente hay otros factores de seguimiento a saber:

– El precio del petróleo

– Reapertura del USDA con la publicación de informes

– La demanda de exportación de EE.UU.

– El clima en Sudamérica

– Estado de los cultivos en Argentina y Brasil

– Avance de la cosecha de soja en Brasil

Por Lorena R. D´Angelo – Analista de mercados. Consultora comercial

Directora Escenarios Granarios:

CP Lorena D ‘Angelo
Analista de Mercados y Asesora Comercial.

http://www.todoagro.com.ar/noticias/nota.asp?nid=37686

2019-01-08T12:55:58+00:00